sábado, 9 de febrero de 2008

Para neutralizar el mal

Las agresiones energéticas que nos envían pueden ser neutralizadas de la siguiente manera:

Durante tres semanas consecutivas finaliza tu baño derramando sobre tu espalda una jarra de agua a temperatura ambiente, en la que habrás disuelto previamente tres cucharadas de sal marina.

Antes de dejar tu casa, toma una pizca del mismo tipo de sal con tu mano izquierda y arrójala hacia atrás, sobre tu hombro derecho.

Design konnio.com